Gobierno frente a Estado

Es un hecho que estamos ante una crisis que necesita explicación y no es solo la del Covid19, la crisis sanitaria es importante pero también actúa como una gran cortina de humo.

Es habitual que el pensamiento policial se oriente a lo criminológico y no a lo político porque la Policía tiene un mandato de neutralidad e imparcialidad, tal mandato no excluye que un agente pueda tener y manifestar una opinión en término de ciencia política que nada tiene que ver con los partidos o quienes los integran. Los estudios de inteligencia como disciplina académica permiten pensar en términos de escenarios y actores, alianzas y competencias, estrategias cooperativas y competitivas, que se traducen en tácticas y en operaciones sobre el terreno. Las operaciones policiales también forman parte de este contexto.

Para analizar la seguridad internacional y nacional aplican las mismas reglas, la Ciencia Política diferencia entre el Gobierno y el Estado, de acuerdo con la teoría francesa de la división de poderes, el segundo está formado por el poder ejecutivo y legislativo y judicial. El Gobierno no es el Estado, sino que está dentro y puede ser un competidor cuando pretende una reforma radical siguiendo una agenda internacional que no han elegido los ciudadanos y que pretende transformar una organización que se ha tardado en construir siglos. Lo radical suele ser traumático.

El término “Deep-state” o estado profundo está de moda desde que la teoría de la conspiración o de la realidad “QAnon” lo menciona como la estructura de poder que se oculta bajo las instituciones del Gobierno Federal de EEUU y que ha sido desarrollado a lo largo de años por el partido demócrata. Una estructura que durante la administración Trump se ha visto perjudicada por escándalos como filtraciones de correos electrónicos e incluso ha sido vinculada con redes de pederastia. La competencia entre Gobierno y Estado es una constante en los Estados Unidos, los dos representan una amenaza para el otro, no ocurre igual en los regímenes totalitarios como China donde el gobierno, los legisladores y los jueces son los mismos, un sistema más eficiente que el democrático porque el individuo pertenece al Estado. Ambos dos, Gobierno y Estado tienen detrás a poderes en competencia, normalmente financieros, más adelante hablaremos de dos figuras clave a tener en cuenta.

Ya sea QAnon mentira o verdad, es cierto que existe un Gobierno y un Estado (o estado profundo), esto también ocurre en España, el contexto de competencia es a dos niveles, nacional e internacional, por mucho que nos digan que solo existe el Covid19, la crisis sanitaria es un pretexto ideal para potenciar la guerra de propaganda y opinión pública en este conflicto. Gobierno y Estado, ambos tienen instituciones propias implicadas en su defensa, los dos también están representados políticamente en las Cortes por partidos reformistas del modelo de estado y conservadores. El conflicto entre la Policía de Villarejo y el CNI fue algo público.

A escala global son dos ramificaciones de la pugna por la hegemonía entre Estados Unidos y China. En el caso español el Estado está configurado a favor de un modelo de estado occidental capitalista integrado en la OTAN, la Jefatura del Estado refuerza ese modelo. El Gobierno por su lado se posiciona por la hegemonía China y la reforma del modelo de estado occidental, siguiendo los preceptos de la escuela de Frankfurt de los años 30 (corriente Marxista) que propone su transformación a través de una agenda cultural que tiene su efecto en estos días.

Un hipotético triunfo en España del Gobierno frente al Estado podría tener consecuencias como cambiar el modelo monárquico por uno republicano, una salida de la OTAN y nuevas vinculaciones, una hipotética sería al Foro de Sao Paulo organismo que surge en 1990 tras la caída de la Unión Soviética y pretende construir una unión socialista iberoamericana. Este propósito se ajusta a una agenda cultural, que implica a la propaganda y a la opinión pública, primero requiere descomponer el orden en el máximo número de variables para recomponerlo otra vez. El bloque del ALBA es otro organismo de interés para el Gobierno que pretende la “reforma” del Estado. Se trata de la Alianza Bolivariana para America), lo integran países como Antigua y Barbuda, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

El escenario es una continuación cultural de la guerra fría que comienza en el mundo académico en los años 90 con la escuela neomarxista. Se ha denunciado la vinculación del ALBA y el Foro de Sao Paulo con el actual vicepresidente segundo del Gobierno de España, auto declarado como marxista-leninista. Lo anterior transforma sin lugar a dudas a España en una amenaza para sus socios de la OTAN y pone en peligro el liderazgo global estadounidense frente a China. Otros países vinculados a este bloque son Siria, Irán, Líbano y Corea del Norte, la vinculación de Rusia es mixta, es desestabilizador de la OTAN que comparte su rival con el bloque de izquierda, pero no un estado socialista, en realidad es otro realpolitik contrario a la globalización como los Neocon y eso le hace próximo a Estados Unidos con la Administración Trump.

Teóricamente las instituciones que apoyan al estado son aquellas que pretenden mantener el orden internacional tal y como lo conocemos, esto es, seguir teniendo un Rey como Jefe de Estado, seguir perteneciendo la OTAN, teniendo soberanía propia, siendo capitalistas y que Estados Unidos mantenga su hegemonía, estas instituciones podrían ser la Guardia Civil o el CNI entre otras. Instituciones amenazadas por tener un marxista envuelto en su control, de esto se desprende la posibilidad de que el Presidente Norteamericano prefiera tratar con el Jefe de Estado antes que con el Presidente del Gobierno.

El Gobierno por su lado dirige a instituciones a las que legítimamente pretende implicar en su agenda, para eso están los cargos de libre designación y la “lealtad institucional”. El pasado 18 de mayo El Confidencial publicó que “el Ministerio de Interior cree que las manifestaciones no son espontáneas” y que “La Policía investiga las protestas contra el Gobierno para perseguir a los organizadores”, la misma fuente menciona que la denuncia carece de fundamentos de hecho tales como una querella o una denuncia, por lo que todo apunta a una iniciativa política.

Esta clase de actuaciones coincide con el modelo de investigación prospectiva, muy común en los estudios sociológicos. Las investigaciones prospectivas pretenden extraer datos de una muestra lo más amplia posible tal como las identificaciones masivas, detectar patrones recurrentes o tendencias que permitan tomar decisiones colectivas y en último lugar establecer una red según las relaciones identificadas y en torno a los nodos más importantes. De esto se desprende que las identificaciones de las unidades de seguridad ciudadana sean explotadas por las unidades de información. Últimamente existe controversia en las redes sociales y medios de comunicación sobre la legalidad o ilegalidad de estas identificaciones y del tratamiento de los datos que se obtienen, por aquello de la recolección y tratamiento de datos de carácter personal, pero no es momento de hablar de la LO de Seguridad Ciudadana ni de la LOPD, sino de relaciones políticas entre actores en competencia.

Los nodos más fuertes del gobierno y los del estado no se ocultan, son de sobra conocidos quienes defienden al Gobierno desde los colectivos sociales del ámbito progresista como la plataforma Rodea el Congreso, recientemente activada en reacción a la activación de las protestas del Barrio de Salamanca. También están identificados los actores que defienden al Estado, entre ellos estaría Alvise Pérez, quien ha abierto una página web pidiendo la dimisión del Gobierno. La web está registrada a nombre de Tecnocrática de datos S.L y su servidor fue atacado en la mañana del día 20 de mayo con un ataque de denegación de servicio (DOS) al recibir hasta 8000 peticiones de conexión por minuto según fuentes internas.

El conflicto no está exento de conexiones internacionales. Entrando en la web abierta por Alvise se puede comprobar como las actividades se centralizan desde Miami (estado de Florida, EEUU), no por casualidad el estado que más exiliados cubanos y venezolanos aloja en contra de los regímenes comunistas de Iberoamérica y a favor de la Administración Trump. También son públicas las vinculaciones del socialismo español con el partido demócrata de EEUU, próximas a China y al órgano globalista OMS en el marco de la crisis del Covid19; como la proximidad del marxismo español frente a las repúblicas socialistas de América Latina.

Hay otras conexiones financieras internacionales que no podemos ignorar porque son de ámbito global, se trata de la dicotomía de George Soros VS Steve Banon. El primero es conocido como ideólogo y patrocinador de los movimientos de la izquierda globalista, mientras el segundo es su homólogo en el ámbito de la derecha internacionalista, globalismo e internacionalismo no son la misma cosa.

En definitiva, el Covid19 es solo la parte visible de lo que vivimos y nos queda por vivir en las calles detrás de los aplausos y las caceroladas. No permitamos que el árbol nos impida ver el bosque y que nos distraigan de la sustancia mostrándonos lo superficial.

Un agente de policía necesita saber si trabaja para el Gobierno o trabaja para el Estado antes de salir a la calle y elegir entre aplicar la ley o aplicar la trampa.

Descarga el articulo en PDF para compartir pinchando aqui: https://mega.nz/file/so92mSxJ#b9ORhjzZ9P1GdIicWNkB-6OJu3eCxJveF2LodYbcLpc

2 comentarios

Deja un comentario